91.799.08.50 Llámanos y te daremos información personalizada info@productoscongelados.com |

Productos congelados

8:33am - el 23 de Aug, 2016

¡Buenos días! Como siempre en nuestro blog hoy hablaremos de productos congelados. En especial hablaremos de la historia de la congelación de los alimentos congelados. De toda la vida, el ser humano ha tratado de conservar los alimentos de una u otra manera. Desde tiempos muy antiguos llegaron a la conclusión de que podían utilizar agua y hielo para evitar que sus presas cazadas se descompusieran fácilmente. Para ello guardaban todos esos alimentos en el fondo de las cuevas con hielo, aunque este procedimiento resultaba más difícil los meses más cálidos del año. Por otro lado, durante la Edad Antigua y en especial en la Edad Media, para conservar los alimentos se solían emplear métodos de salado y otras especias.

Los primeros productos congelados

A pesar de que, como ya hemos comentado antes, la conservación de los alimentos empleando el método de congelación tiene sus orígenes ya en la prehistoria, fue en el año 1748 cuando el escocés William Cullen construyó el primer frigorífico que funcionaba mediante electricidad. Por otro lado, fue en 1842 cuando se empezó a llevar a cabo el proceso de comercialización industrial de alimentos congelados.

Revolución en los productos congelados

Tras la comercialización industrial de productos congelados, la gran revolución llegó tras el descubrimiento del frío industrial que permitía transportar grandes cantidades de alimentos incluso de un continente a otro durante viajes largos mientras los alimentos se conservaban en buenas condiciones gracias a la congelación. Otro de los grandes descubrimientos que ha revolucionado el mundo de los productos congelados fue el que hizo BirdseyeSeafoods en 1922: se comprobó que cuanto más rápido se realizaba el proceso de congelación de un alimento fresco, mejor y durante más tiempo conservaba este su sabor y propiedades.

productos congelados

Consumo de productos congelados

La época de los años 60 supuso para los productos congelados un momento de importante esplendor. El negocio de los productos congelados estaba en auge y los consumidores comenzaban a consumir cada vez más este tipo de alimentos. Uno de los actos que impulsó el mayor consumo de productos congelados fue el gran acontecimiento acaecido en 1969: el viaje del hombre a la Luna. Los astronautas que viajaron a la Luna consumían alimentos congelados y toda la población mundial quería imitarles. Por ejemplo en España, la primera en comercializar productos congelados fue la empresa de Alimentos Congelados S.A. (Navarra) centrándose en especial en la comercialización de vegetales congelados. Por otro lado, en España no comenzaron a venderse los primeros frigoríficos hasta el año 1952. Actualmente se nos hace raro vivir sin un congelador en casa. Hoy en día casi el 100% de la población dispone de un congelador y refrigerador en sus hogares para conservar durante más tiempo los alimentos. Además, el consumo de productos congelados en los hogares continúa estando en auge ya que nos garantizan seguridad alimentaria, buena calidad, comodidad y en muchas ocasiones incluso mejores precios que los productos a los que consideramos frescos.